Blog

Vale 7
Compartir

Razones para invertir en tu video de matrimonio

En los últimos años, tener un video de matrimonio ha dejado de ser solo una opción, para transformarse en uno de los básicos imprescindibles de este gran día. Sin embargo, aún algunas novias llegan a nuestra oficina dudosas de contratar los servicios de video, ya que no son baratos y piensan: si ya contraté un buen fotógrafo no es TAN necesario contratar video. ¡Pero se equivocan! Y claro puede venir de cerca la recomendación, pero a continuación les contamos por qué el video de matrimonio es cada día más popular entre los novios y por qué no deberías quedarte sin el tuyo:

1) ¿Cómo quiero recordar este gran día?:

Vivimos rodeados de información audiovisual: stories de instagram, video llamadas, registros de video caseros, etc. Por lo mismo es de esperar que para el gran día de nuestro matrimonio tengamos varios videos de familiares donde nos veamos entrando al altar con ese hermoso vestido que nos demoramos en elegir (y para el cual nos pusimos a dieta para que nos quedará lo mejor posible). Sin embargo, te debes preguntar ¿cómo quiero que sea el video que me recuerde mi entrada a la ceremonia? ¿quiero un video borroso y de mala calidad capturado por mi tía marta o quiero una toma en cámara lenta donde la luz me de un halo angelical mientras camino a los brazos del amor de mi vida?

Me imagino que todas preferimos la segunda opción (aunque bueno el halo de luz va a depender de la hora de la ceremonia y de varias circunstancias, no viene por defecto jajaja). Por eso la primera razón por la que contratar un video profesional es tener la claridad de que este te va a permitir recordar este gran día de la mejor manera posible, es decir de un modo memorable y profesional, donde podrás recordar tu sonrisa al bailar el vals y cuál de tus amigas atrapó el ramo de una manera vívida, casi como si estuvieras ahí nuevamente.

Varias novias me han comentado que el día de su matrimonio pasó tan rápido y estaban tan emocionadas y nerviosas que prácticamente no se acuerdan ni de la mitad de cosas que pasaron y que gracias al video pudieron revivir su matrimonio, así que sin dudas podemos decir que el video será un instrumento que te va a permitir recordar y rememorar ese hermoso día.

2) ¿Es realmente mucho dinero?

Me imagino que al recibir los presupuestos de fotógrafos y videógrafos pensaste seriamente: ¿será necesario casarnos? Porque el precio no es menor y entre zapatos, vestido, partes, banquetería, decoración y tantos otros, probablemente la opción de contratar video fue quedando cada vez más abajo en la lista de prioridades y te enfocaste en contratar a un buen fotógrafo.

Estamos de acuerdo en que no es poco dinero, al menos no es una cifra despreciable. Por lo general los presupuestos de video de matrimonio rondan entre los $500.000 y $1.500.000 (obviamente hay precios por debajo de lo señalado y también por encima, pero ese es el rango promedio. Los precios por debajo de ese rango no los consideramos confiables) pero si lo pensamos fríamente, probablemente tu vestido de novia cuesta más que el video y lo usarás una sola vez, en cambio el video quedará para siempre, es un recuerdo que puedes volver a ver cada vez que quieras rememorar ese hermoso día, recordar las sonrisas, abrazos, bailes y lágrimas de emoción, incluso el video te va a permitir ver a aquellos que lamentablemente ya no te acompañen en el futuro.

Entonces ¿es tanto dinero si pensamos que estamos pagando por un recuerdo eterno que nos permite recordar ese día mil veces y que algún día podremos mostrárselo a nuestros hijos, nietos y con suerte bisnietos? Yo creo que no.

Además no hay que dejar de tomar en cuenta que un registro de carácter profesional requiere de personas capacitadas, idealmente gente que haya estudiado audiovisual o cine, que cuenten con equipos de alta gama (los que son caros) y que además tenga la experiencia y sensibilidad estética para poder registrar y editar matrimonios, talento que no todos tienen y por lo mismo es primordial saber elegir a la persona que se encargará de este registro.

2) El estilo y el compromiso son fundamentales:

Asumiendo que el dinero no es un impedimento, lo fundamental a la hora de elegir un proveedor de video de matrimonio son dos cosas: por un lado el estilo, para esto debemos tener en cuenta qué tipo de videos hace la empresa escogida ¿documental? ¿cinematográfico? ¿video clip? ¿Una mezcla?  Una manera fácil es pedirle al proveedor ver los entregables completos de alguna pareja previa, acá hay que fijarse en varias cosas como los tipos de planos, que textura y colores tiene el video, el uso de la luz, el montaje: ¿cuenta una historia cronológica o son varias imágenes del matrimonio que van saltando?, etc. 

Cada director tiene una técnica y la plasma en sus diferentes videos y sin conocimientos de audiovisual puede ser difícil elegir entre uno u otro. Un tip infalible que no requiere conocimientos de audiovisual para saber si un video es profesional es hacerse dos preguntas: ¿el video  se ve como una película? Si la respuesta es sí, nos preguntamos ¿me emociona el video que acabo de ver?  Si la respuesta vuelve a ser afirmativa es porque estás ante un proveedor capaz de registrar ese gran día de buena manera.

Relacionado a lo anterior, algo tan importante como el estilo, es el compromiso de tu proveedor con tu matrimonio ya que tiene una de las tareas más importantes: registrar de la mejor manera todos los momentos de este día, por lo que  pregúntale cuando te reúnas con el, cuántos matrimonios realiza por día (lo ideal es que sea solo uno, incluso solo uno por fin de semana) y sientas una conexión con esa persona, ya que estará desde tu preparación hasta la fiesta por lo que la conexión y preocupación del proveedor de video porque todo salga bien y que tu estés contenta no deja de ser menor.

Bueno espero que te sirvan estos tips y finalmente decidas contratar video, ya sea con Güisky u con otro proveedor del rubro, porque si hay que invertir en algo es en los recuerdos.

Cariños

Mª Ignacia Melo

Directora General Güisky


Compartir